Cuando la familia se convierte en el nido del abuso sexual

Sergio Mendoza / La Paz

En esta historia las víctimas tienen nombres ficticios. Antes de que llegaran ante el yatiri para que leyera su suerte y le dijera a la madre qué ocurría con su hija, Carmen, una muchacha de 11 años,  rompió en llanto y declaró que su padrastro la violó varias veces desde que ella tenía ocho. Durante  esos tres interminables años calló por temor a que si contaba lo que ocurría su agresor las echara a la calle.

Comentarios

  1. me parece.. que es uno de los problemas mas delicados de la sociedad y el callar pensamos que hace bien me parece bien informarnos sobre esta realidad, que pasa todo los dias

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

JUSTIFICACION

OPERACIONALIZACION DE VARIABLE